En un mundo donde la tecnología se cruza cada vez más con todos los aspectos de la vida, el sistema legal y los Gobiernos no son inmunes a su influencia. Los tribunales de Arizona han emergido como un faro de modernización, mostrando cómo los Modelos de Lenguaje de Gran Escala (LLM, en sus siglas en inglés), pueden revolucionar la forma en que se administra Justicia. 

Arizona se ha convertido en un caso de estudio en la integración de la IA en el poder judicial. El enfoque del estado para emplear herramientas de IA como ChatGPT, Claude y Bard ejemplifica el potencial para mejorar la accesibilidad y eficiencia de los servicios legales. Estas tecnologías no son solo suplementarias; se están convirtiendo en elementos integrales para manejar tareas que van desde servicios de traducción hasta asistir a individuos en la navegación por procedimientos legales complejos. El modelo de Arizona marca un cambio significativo en cómo se percibe y administra la justicia e ilustra la integración de la IA en el sistema de Justicia de Estados Unidos, convirtiéndose en una referencia para el futuro. Esta iniciativa promueve el objetivo fundamental del poder judicial: proporcionar justicia accesible y equitativa. 

 

Aplicaciones en Arizona 

Los tribunales de Arizona han implementado diferentes medidas como la traducción, reconociendo la diversa población de Arizona, se han implementado servicios de traducción impulsados por IA para asegurar que los hablantes de otros idiomas puedan acceder a información y recursos legales en su lengua nativa. 

Dentro de la inclusión y el acercamiento a la Justicia por parte de las autoridades de Arizona, también está la IA para orientar a los usuarios a rellenar y cumplimentar los formularios y solicitudes como reclamaciones menores o asuntos de derecho familiar. Esto ayuda a las personas que no pueden permitirse representación legal a completar correctamente la documentación legal necesaria.  Los LLM analizan los datos de uso y prevén necesidades futuras en la planificación y gestión de la infraestructura técnica optimizando la asignación de recursos y las operaciones judiciales para asegurar procedimientos más fluidos y eficientes.